Datos personales

Mi foto
Vilanova i la Geltrú, Barcelona, Spain
Soy abogada, vegana y tengo muchas ganas de vivir la vida. Soy activista por la consideración moral de todos los animales, me enamoran los tatuajes, me fascinan los idiomas, estoy enamorada del amor, me apasiona reír y debatir, nunca digo nunca, no le temo a lo que deseo, soy cinéfila y me encanta la música... y me rijo por algunas premisas como: "¿Por qué no?" y "La vida es el 10% lo que te pasa y el 90% como te lo tomas". Soy feliz. :)

miércoles, 8 de mayo de 2013

Toda pérdida es una ganancia, toda pérdida es una ganancia, toda pérdida es una ganancia...

"Las pérdidas son positivas... 

Tenemos que aprender a perder. Debes saber que tarde o temprano todo lo que ganas lo perderás... 

Aceptar es una cuestión de tiempo, perder es una cuestión de principios... 

¿Y el duelo? ¿Dónde queda el duelo, pensar en la pérdida, en lo que significa la pérdida?... 

Me había despedido, había llorado, había reído. Había, sin saberlo, realizado mi primer duelo, había hablado sin tapujos de la pérdida y la había transformado en ganancia... 

Sin duda, las pérdidas son positivas... 

Ya que cada día sufrimos pérdidas, algunas importantes que nos desilusionan, otras menores que nos inquietan... Cuando pierdas, convéncete de que no pierdes, estás ganando la pérdida. Haz un duelo. Los pasos son:

1. Recréate en la pérdida, piensa en ella.
2. Sufre con ella. Invita a la gente que tenga que ver con esa pérdida, pídeles consejo.
3. Llora (los ojos son nuestros limpiaparabrisas privados y públicos). 
4. Busca la ganancia de la pérdida y tómate tu tiempo.
5. A los pocos días te sentirás mejor. Notarás lo que has ganado. Pero recuerda que puedes volver a perder esa sensación...

A veces las pérdidas serán pequeñas, otras veces las pérdidas serán grandes, pero si te acostumbras a entenderlas, a enfrentarte a ellas, al final te darás cuenta de que no existen como tal. Cualquier pérdida es una ganancia".

Extracto del libro "El Mundo Amarillo" de Albert Espinosa, altamente recomendable.


El libro entero me marcó, pero este capítulo del que os he transcrito unas frases, me caló hondo, hondo. Desde que lo leí, en abril de 2010 (momento crucial en mi vida lleno de cambios y evolución) he aprendido a perder, he aprendido a pasar el duelo, a aceptar y a positivizar toda pérdida que he enfrentado. Lo que más me ha costado ha sido recrearme en la pérdida, sufrir con ella... pero cuando lo he logrado he dado un salto cualitativo en mi nivel de canalización de las pérdidas.

Aun y así, cuando veo asomar una futura pérdida, no puedo evitar angustiarme. A veces solo unos minutos, a veces unas semanas y, en el peor de los casos, unos meses. Pero siempre acabo siguiendo la lista (porque sí, adoro las listas, son una fanática de las listas, toda mi vida se compone de listas) de los 5 puntos que os he transcrito más arriba y siempre acabo considerando esa pérdida, también una ganancia.

A menudo me pregunto, antes de perder: ¿Cómo será mi vida cuando ya haya perdido esto/a esa persona? Y la respuesta siempre es la misma: "Maravillosa". ¿Por qué? Porque he asumido que los días posteriores a la pérdida serán duros pero eso no significa que no sean importantes, más bien al contrario, porque tras una pérdida de las grandes, de las que exprimen mi llanto hasta la última gota, tras una pérdida de ese tipo crezco irremediablemente. Me hago más fuerte. Gano.

Y como leí en algún lugar una vez, "nuestro subconsciente no tiene sentido del humor así que se cree todo aquello que le digas".  Por lo tanto, digo yo: si le dices que no habrá vida más allá de esa pérdida, así será. Si le dices que tu vida va a ser maravillosa (como puede que ya sea o incluso mejor), así será.

Ahora cada uno debe elegir qué le explica al subconsciente. Yo lo preparo siempre para perder, aceptar y ganar, en este orden. ¿Y tú?

Os deseo muchas ganancias a todos/as.

Laia García Aliaga

No hay comentarios:

Publicar un comentario